Tipología de órdenes y condiciones de ejecución

En el siguiente capítulo vamos a analizar las diferentes órdenes y condiciones de ejecución que nos permite el SIBE. Para todo inversor tiene una gran relevancia el conocimiento de las diferentes formas de operar que nos permite el sistema.

Entonces, debemos tener en cuenta que existen tres tipos de órdenes: limitada, de mercado y por lo mejor. A todas ellas se le pueden aplicar las diferentes condiciones de ejecución: todo o nada, ejecutar o anular y volumen mínimo. Además, todas ellas tienen la posibilidad de incorporar la característica de volumen oculto.

Una vez visto grosso modo las diferentes posibilidades operativas, vamos a analizar las características de cada una de ellas.

En primer lugar, orden limitada. De las más usadas dentro del SIBE, son órdenes que ejecutan las posiciones a un precio límite, el cual está marcado por el operador en función de la inversión a realizar y las condiciones del mercado. Entonces, para órdenes de compra, éstas se ejecutarán al precio marcado o a un precio inferior. Mientras que, para las ventas, se ejecutarán al precio indicado o a uno superior.

La segunda tipología de orden es: orden de mercado. En este caso no hay especificación de un precio límite, sino que al introducirse al sistema las órdenes serán ejecutadas al mejor precio del lado contrario. La principal característica es que si contra la primera orden del lado contrario no se ejecuta la totalidad de la orden ésta seguirá ejecutándose a tantos precios como sea necesario hasta completarse.

La tercera es orden por lo mejor, para esta tipología tampoco se especifica un precio límite, sino que se negociará al mejor precio del lado contrario. Si no se ejecuta la totalidad del valor, la parte no ejecutada quedará pendiente al precio de ejecución de la otra parte.

Una vez vistas las diferentes órdenes vamos a analizar las condiciones de ejecución. Una vez introducimos una orden, todas ellas pueden incorporar las siguientes condiciones:

La primera que vamos a ver será ejecutar o anular, esta se ejecutará de forma inmediata por la cantidad posible, mientras que la cantidad restante del volumen será rechazada.

Por otro lado, tenemos la posibilidad de volumen mínimo, esta condición tiene de forma implícita la condición de ser negociado, al menos, un volumen especificado por el inversor. Si se ejecuta, quedará en el sistema mientras que si no será anulada.

Por último, la condición todo o nada, tal y como indica su nombre si no existe contrapartida para todo el volumen la misma será anulada.

Las condiciones mencionadas son excluyentes entre sí y no pueden introducirse durante las subastas.

Todas ellas pueden llevar la característica de volumen oculto, ésta permite a los inversores introducir órdenes sin revelar la cantidad completa al mercado. Al introducirla, el operador solamente debe mostrar un mínimo, el cual es de 250 acciones. El volumen mencionado sigue las reglas de prioridad, precio y tiempo de la negociación continua

Así que, una vez el volumen mostrado es negociado, saltará al mercado otra unidad de volumen como una orden nueva. Por tanto, estos nuevos volúmenes solo tienen la prioridad de precio, pero no la de tiempo.