¿Los dividendos son buenos o malos?

Gran diversidad de opiniones al respecto, ya que hay inversores que consideran que los dividendos son ideales para la inversión mientras que otros consideran que son un total engaño. Bien, en el artículo vamos a tratar de desgranar los motivos que hacen que puedan ser considerados como buenos y aquellos que hacen que pueda pensarse que no lo son tanto,

Entonces… ¡comencemos! ¿Qué hace que se diga que los dividendos son malos? En primer lugar, el descuento que sufre en la cotización, es decir, si yo tengo una acción a 10 euros y reparte un dividendo de 1 euro ocurrirá lo siguiente:

Una vez se llega al día del descuento, conocido como fecha ex-date, la acción que está cotizando ese día sufre el descuento del dividendo repartido, es decir, se cierra finalmente a 9. Por tanto, el día siguiente comenzará a cotizar al precio de 9, así que has “perdido” 1 euro por acción.

Una vez que sabemos lo que ocurre podemos entrar en detalle. No es que pierdas ese dinero, sino que ese euro lo tienes depositado en tu cuenta de valores (hay otras modalidades de recibir dividendos, ésta es la más usual). Otro elemento a tener en cuenta es que “se dice” que “normalmente” el valor recupera ese dividendo, así que esto significa que la acción que arranca en 9 volvería rápidamente a subir por encima de 10 y así sucesivamente. Esto no tiene porque ocurrir de forma obligatoria, pero las personas que lo defienden lo hacen porque afirman que tras el reparto del dividendo la confianza en la empresa es mayor, lo cual no tiene porque ser tampoco cierto.

Es más, muchas empresas reparten dividendo en malas situaciones para así no perder accionistas, ya que muchos inversores se quedan  por ese pequeño porcentaje de los beneficios que reciben en concepto de dividendo (personalmente yo no entiendo el comportamiento de los inversores que hacen lo descrito en este párrafo).

En segundo lugar, la entrada de Hacienda (están en todos sitios), continuando con el ejemplo anterior implica que de ese euro que recibes debes darle una parte al ministerio (te gustará más o menos, pero es algo que hay que hacer). Por tanto, hay inversores que no quieren dividendos porque pagan por las ganancias de la operación, una vez cerrada, y por los dividendos que vayan recibiendo a lo largo de la vida en la que la operación está abierta.

Otros detractores de los dividendos consideran que es una “pérdida patrimonial” por parte de la empresa. No debemos olvidar que los dividendos se reparten de los beneficios obtenidos por parte de la empresa, así que cuanto más dinero reparta en dividendos menos tendrá para invertir en futuros proyectos. Otros no tan detractores consideran interesantes recibir dividendos cuando la empresa no tiene alternativas de inversión, es decir, cuando la empresa ya ha crecido lo “suficiente” y no tiene nuevos proyectos, creen bueno recibir dichos dividendos pero si tiene buenas alternativas no quieren verlos ni en pintura.

Por otro lado, recibir los dividendos también es considerado como una situación positiva porque puedes recibir mucho dinero de ellos. Es más, hay inversores que viven de los dividendos (sí, sí, de los dividendos), no olvidemos que para que ocurra esta situación el desembolso que debe hacerse es muy importante, y hemos de valorar si nos vale la pena tener “tanto” dinero parado y recibir solamente el porcentaje de los dividendos acordado.

Lo indicado en el párrafo anterior es el ejemplo básico de inversión pasiva, ya que solamente destinamos nuestro dinero y no nuestro tiempo, por lo que la empresa nos va nutriendo de efectivo de forma periódica.

Pueden ser interesantes en empresas de bajo crecimiento, las cuales son empresas que no tienen grandes fluctuaciones en el precio de su cotización. Por tanto, son valores estables y reparten un buen dividendo, así como es creciente. En estos casos considero que los dividendos pueden ser interesantes, ya que si no hay gran fluctuación de la cotización y queremos invertir en otro producto siempre podemos cerrar la operación en este valor de bajo crecimiento y abrir en el nuevo.

Una vez descrito todo esto la conclusión a la que llego es la siguiente ¿quién soy yo para decidir que un dividendo es bueno o malo? Los dividendos son lo que son, reparto de los beneficios a los accionistas. Por tanto, antes de invertir mi dinero en un activo debo saber el historial de dividendos, conocerlos y ver si es creciente, estable, etc. Entonces, debo evaluar y tomar la decisión si para el planteamiento que he llevado a cabo el recibir un dividendo será positivo o negativo. Y punto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s